lunes, 21 de marzo de 2011

Esas maravillosas Sillas llenas de ustedes

He visto, esas imponentes sillas libres,
llenas de ustedes
Sin gotas de polvo ni penas,
y hoy sin dolores.
Solo llena de ustedes,
libres de nubes y óxidos
Solo llena de ustedes,
amados héroes,
amadísimos manueles.
Se sienten los germinales gritos,
pero, el de los niños,
pero jugando en sus escuelas
se siente de nuevo la dignidad de los estudiantes
y de a poco, la de los trabajadores
se sienten las bellas ideas de siempre
y esfuerzos revolucionarios de nuestros ayeres

Ustedes y nosotros sabemos,
que no están ausentes e inasistentes
están todavía
y en cada uno de nosotros haciendo su entrega
Pues claro, ustedes y nosotros comunistas de siempre,
Siempre entregados a las tareas que nos demandan los humildes
Que orgullo,
que brillo,
que reluciente el valor de ustedes se siente
y mañana cuando pasen vuestros nietos
y nuestros nietos, los miraran

Desde lejos ya se divisan sus estandartes de existencias
en esas, sus bellas sillas libres, pero llena de ustedes

ellos, nuestros amados nietos,
por esos aceros alzados,
con el cruce de los nuevos vientos
oirán más que un susurro,
sentirán las risas de todos los niños

Están tan altas,
como ustedes lo fueron y seguirán asi
sus sillas que nadie las podrán alcanzar
están hechas a la estatura moral y la dignidad suyas.

Como tu brote nos ha dicho, Uds. Manueles que se elevaron cual Dédalo e intentaron atrapar el sol
para dárselos a los demás,
No podrán ya nunca, alcanzarlos, ni tocarlos,
Nadie, nadie, menos los innombrados.

Hermanos, nuestros de siempre y por siempre
yo les llore junto a mi amada flor,
en un atardecido abril
les acompañe a vuestra tranquilidad,
ahora, juntos les cantamos,
por el triunfo que ayudaron a crear
Y les decimos con vuestra memoria y alegría,
Adelante manueles y santiago por la vida.
y ahí están, vuestras sillas libres y llenas de ustedes.

Freddy Martínez
Un antiguo joven camarada

Poema recibido en homenaje a Manueles, 29 de marzo de 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada